6. Satan's Schemes

Para ver más estudios bíblicos en español, haga clic aquí.

6. Las Artimañas de Satanás

Engaño demoníaco

 

En la primavera de 1925, el conde Victor Lustig, que trabajaba para el Ministerio de Obras francés en París, y un estadounidense, Daniel Collins, se reunieron con cinco empresarios en un hotel de París y explicaron que el famoso monumento de París, la Torre Eiffel, estaba en una condición peligrosa debido a la herrumbre. Se estaba vendiendo como chatarra y tendría que ser derribada rápidamente para evitar la protesta pública que inevitablemente ocurriría. Víctor explicó que el Ministerio de Obras Públicas estaba buscando ofertas de empresas para vender la chatarra. Dentro de una semana, las presentaciones llegaron, y la propuesta de Monsieur Poisson fue aceptada. Entonces, el Conde Víctor compartió que sólo había un problema: él y su secretario tenían que sobornar para que el acuerdo pasará por los canales oficiales del gobierno francés. Una cantidad significativa de efectivo fue intercambiada, y el trato se hizo. Dentro de veinticuatro horas, Lustig y Collins huyeron fuera del país con el dinero. ¡Fue una gran estafa! Avergonzado y humillado, Poisson no dijo nada sobre la gran estafa, y continuó como si nada hubiera pasado. Alentados por su éxito, los estafadores regresaron a París y repitieron el fraude con alguien más.

 

El engaño es una herramienta poderosa del enemigo; de hecho, se podría decir que es la piedra angular de sus operaciones. Satanás es un maestro del fraude, y su gran engaño se perpetúa en todo el mundo. Él es el último y astuto estafador que engaña al mundo y a la Iglesia. Las Escrituras nos dicen que engaña al mundo entero (Apocalipsis 20:3). El pecado del aborto, por ejemplo, en mi opinión, se lleva a cabo bajo un poderoso engaño, no sólo por aquellos que cometen el acto, sino también por aquellos que son engañados en la creencia de que no hay otra solución, o ningún camino aceptable para seguir adelante. La desesperanza lleva a muchas decisiones desastrosas. El enemigo quiere oscurecer la esperanza que todos nosotros podemos encontrar en nuestro Salvador, Jesucristo.

 

¡El problema de estar engañado es que la gente no sabe que está engañada! ¡Después de todo, la gente que está en oscuridad no puede ver! Jesús nos advirtió que el Anticristo engañará a muchos cuando venga al poder al afirmar que él es el Cristo (Mateo 24:5; 11). Creo que estamos en un período que la Biblia llama los últimos días y que una característica de este tiempo es el engaño de las fuerzas demoníacas:

 

El Espíritu dice claramente que, en los últimos tiempos, algunos abandonarán la fe para seguir a inspiraciones engañosas y doctrinas diabólica (1 Timoteo 4:1).

 

Por supuesto, ninguno de nosotros ha escuchado a los demonios enseñar, pero estos espíritus malignos plantan sus pensamientos en esclavos dispuestos e influyen en su vida de pensamiento. ¿Cómo puede una persona discernir que las cosas que se enseñan son de origen demoníaco? La Escritura nos dice que evaluemos todo por la palabra escrita de Dios: ¡Aténgase a la ley y al testimonio! Para quienes no se atengan a esto, no habrá un amanecer” (Isaías 8:20). La Ley y el Testimonio se refieren a la Biblia. ¿Usted busca y examina las Escrituras para verificar lo que se le enseña? La iglesia de Berea que plantó el apóstol Pablo es un excelente ejemplo de cómo verificar lo que se enseña al pasarlo a la luz de la Palabra de Dios:

 

Estos eran de sentimientos más nobles que los de Tesalónica, de modo que recibieron el mensaje con toda avidez y todos los días examinaban las Escrituras para ver si era verdad lo que se les anunciaba (Hechos 17:11).

 

Si la enseñanza se alinea con la Palabra de Dios en su contexto, entonces es seguro confiar en las palabras de un orador y dejar que el Espíritu Santo les hable de Su testimonio acerca de Dios y Su Hijo, el Señor Jesucristo. No permitas que te alejes de la simplicidad de la confianza en Cristo y Su Palabra al escuchar y obedecer falsas enseñanzas que no están basadas en la Biblia. Pero me temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, los pensamientos de ustedes sean desviados de un compromiso puro y sincero con Cristo”  (2 Corintios 11:3).

 

¿Cómo engaña Satanás al pueblo de Dios? Si Satanás engañara a un hijo de Dios, lo haría sutilmente. Él vendría como una falsificación, un ángel de luz. Una falsificación inteligente debe parecer muy similar al artículo original para ser eficaz. Por eso es fundamental conocer y seguir la Palabra de Dios y dejar que sea tu "plomada" para evaluar lo que escuchas, sobre todo si es diferente y te aleja de la centralidad y sencillez del mensaje de Cristo.. Hay quienes a veces usan principios bíblicos pero los distorsionan para que estén fuera del carácter de la persona de Cristo. Pablo, mientras se preparaba para dejar Asia Menor por última vez, advirtió a los ancianos de las diversas iglesias acerca de los falsos maestros: Aun de entre ustedes mismos se levantarán algunos que enseñarán falsedades para arrastrar a los discípulos que los sigan(Hechos 20:30).

 

¿Qué significa distorsionar? Significa remodelar, retorcer, cambiar algo para que parezca completamente diferente de lo que debería parecer. Las doctrinas de los demonios se refieren a las personas que el enemigo está usando en nuestros días que están enseñando cosas que alejan a los hombres de la verdad de la devoción sincera y pura a Cristo. Pablo el Apóstol escribió acerca de tales hombres en su tiempo:

 

Tales individuos son falsos apóstoles, obreros estafadores, que se disfrazan de apóstoles de Cristo. Y no es de extrañar, ya que Satanás mismo se disfraza de ángel de luz. Por eso no es de sorprenderse que sus servidores se disfracen de servidores de la justicia. Su fin corresponderá con lo que merecen sus acciones(2 Corintios 11:13-15).

 

Estos maestros miran la parte, es decir, están llenos de sonrisas y diciendo el tipo de cosas que a la gente le gusta escuchar, pero la esencia del mensaje lleva a los hombres a pensar que son lo suficientemente buenos. No hay llamado al arrepentimiento y a la fe en la obra redentora de Cristo, ni en la necesidad de nacer de nuevo.

 

Pregunta 1) En nuestros días, ¿cómo ves a Satanás y a sus siervos que continúan disfrazándose como siervos de justicia o como un ángel de luz? Si ustedes creen que estamos en los tiempos finales, ¿qué tipo de cosas están siendo enseñadas por los espíritus engañadores?

 

Artimañas de Satanás  

 

Al igual que un maestro estafador, Satanás ha planeado y maquinado para separar a tanta gente de Dios como sea posible. Es super importante que estemos concientes de sus estrategias:

 

10 A quien ustedes perdonen, yo también lo perdono. De hecho, si había algo que perdonar, lo he perdonado por consideración a ustedes en presencia de Cristo, 11 para que Satanás no se aproveche de nosotros, pues no ignoramos sus artimañas. (2 Corintios 2:10-11)

 

El contexto de este pasaje es acerca del perdón de un creyente que había sido disciplinado por la iglesia después de haber sido atrapado en pecado. Pablo enfatizó de que la Iglesia debe perdonarlo y darle la bienvenida al hombre de nuevo a la comunión para que Satanás no obtenga lo mejor de nosotros por ingenio superior o inteligencia-para burlarse de nosotros. La falta de perdón y el resentimiento causan un cáncer espiritual de amargura que crece dentro de nosotros como individuos y como el cuerpo de iglesia. Satanás está muy bien familiarizado con la distancia que la falta de perdón pone entre un hombre y Dios. Él elabora estrategias sobre cómo separar a las personas unas de otras con un muro de falta de perdón. Él sabe que la falta de perdón nos mantendrá congelados y retenidos en lugar de acercarnos a Dios. Jesús advirtió que si queremos el perdón del Padre, entonces debemos perdonar. Pero, si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas” (Mateo 6:15).

 

Tengo que ser honesto y decir que, muchas veces en mi vida cristiana, no he sido consciente de los planes de Satanás, y tal vez, tú tampoco lo has sido. Satanás usa muchos planes y estrategias para afianzarse de la vida de una persona y corromper su mente y corazón lentamente. A menudo es un pecado pequeño, pero nunca se detiene allí. Busca una entrada a través de un pecado que no se reconoce, por ejemplo, un área en nuestras vidas donde no estamos de acuerdo con Dios. Es una progresión de pecados que se convierten en hábito que puede convertirse en una atadura. Las ataduras son difíciles de romper con la fuerza de voluntad meramente propia. La confesión a Dios y el arrepentimiento rompe el derecho legal del enemigo y desarraiga el pensamiento y el acto para que no se arraiguen más profundamente en el suelo de nuestras vidas. Marco Aurelio dijo: "Los pensamientos de una persona es lo que hace su vida." Domina tu mente y pensamientos, y tu alma prosperará. Quienquiera que esté susurrando tu mente, tus pensamientos predominantes gobernarán tu acción inmediata. Si siembras un pensamiento, cosecharás un acto. Si siembras un acto, cosecharás un hábito. Si siembras un hábito, cosecharás un carácter. Si siembras un carácter, cosecharás un destino. Los buenos pensamientos que siembran raíces en tu carácter se desarrollarán en buenos hábitos y finalmente traerán gran paz a tu alma y cambiarán tu carácter a uno que sea gobernado por Cristo.

 

Una progresión de pensamientos malignos que no son rechazados, resistidos o derribados se convertirá en hábitos que dan poder a fuerzas demoníacas invisibles que buscan esclavizar y destruir su vida. Cada vez que una persona se inclina y da permiso para pecar, entrega poder y territorio a los espíritus demoníacos para que los controlen y manipulen. Es como si le diéramos a los espíritus demoníacos "comida" para comer lo que los hace más fuertes. Practiquen el dominio propio y manténganse alerta. Su enemigo el diablo ronda como león rugiente, buscando a quién devorar.” (1 Pedro 5:8). ¿Qué significa rondear? La imagen es de un león, tal vez invisible, escondido en las sombras, yendo y viniendo con sus ojos fijos en su presa, tratando de encontrar el momento adecuado y una debilidad por la que podría atacar. La palabra griega aquí traducida como devorador significa "beber, tragar por completo." C.S. Lewis escribe sobre los objetivos de Satanás en su relato ficticio de un demonio anciano, Escrutopo, entrenando a su sobrino, Urugario, en el debilitamiento de la mente, la voluntad y las emociones de los cristianos. Él escribe:

 

Para nosotros, un ser humano es principalmente comida; nuestro objetivo es la absorción de su voluntad a la nuestra, el aumento de nuestra propia área de individualidad a su costa

 

Los demonios sólo pueden expresarse en la tierra usando personas que respondan a sus tentaciones. Cuanto más obedece un ser humano la dirección o las órdenes de un pensamiento maligno de los demonios, más fuerte es su control sobre esa persona.

 

Diferentes grados de ataque de Satanás:

 

La gente religiosa de la época de Jesús pasó por un ritual elaborado de lavarse las manos antes de comer cualquier cosa, demostrando así su limpieza y arrogancia de comer cualquier cosa que los corromperá. Jesús habló de lo que corrompe a un hombre, diciendo:

 

14 De nuevo Jesús llamó a la multitud. -Escúchenme todos - dijo - y entiendan esto: 15 Nada de lo que viene de afuera puede contaminar a una persona. s bien, lo que sale de la persona es lo que la contamina. 16 El que tenga oídos para oír, que oiga.17 Después de que dejó a la gente y entró en la casa, sus discípulos le preguntaron sobre la comparación que había hecho. 18 — ¿Tampoco ustedes pueden entenderlo? les dijo —. ¿No se dan cuenta de que nada de lo que entra en una persona puede contaminarla? 19 Porque no entra en su corazón, sino en su estómago, y después va a dar a la letrina. Con esto Jesús declaraba limpios todos los alimentos. 20 Luego añadió: -Lo que sale de la persona es lo que la contamina. 21 Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, 22 la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. 23 Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona. (Marcos 7:14-23).

 

Pregunta 2) En su opinión, ¿cuál es la esencia de la enseñanza de Jesús en este pasaje? ¿Cómo puede la expresión del mal cambiar a una persona? ¿Cómo alguien  puede ser limpiado?

 

Una de las maneras en que Satanás y sus demonios pueden impactar la vida de una persona es sembrar pensamientos en su mente, afectando así sus emociones y, en última instancia, su voluntad. Tu mente es un semillero que recibe semillas de pensamientos de tres fuentes diferentes:  Dios, Satanás, y tu espíritu, es decir, el verdadero tú que ocupa la tienda de tu cuerpo (2 Corintios 5:4). A Satanás le encantaría que creyéramos que nuestros pensamientos son nuestros y que debemos actuar sobre cada idea que viene a nosotros. Aquellos que tienen tendencias suicidas pueden estar sufriendo de opresión demoníaca. Sabemos que el enemigo viene a matar, robar y destruir. Jesús dijo que Él vino para que nosotros tengamos vida, y la tengamos en abundancia(Juan 10:10). Satanás tratará de convencer a una persona de que no hay esperanza y luego la engatusa para que se autodestruya. Por supuesto, los demonios no se contentan con destruir individuos. En muchos casos, los demonios quieren expresar su personalidad o usar a las personas como una herramienta o como "comida." El enemigo busca adquirir un lugar en su vida.

 

Escribiendo sobre este tema, el Apostol Pablo dijo, 26 Además, «no pequen al dejar que el enojo los controle». No permitan que el sol se ponga mientras siguen enojados, 27 porque el enojo da lugar al diablo.(Efesios 4:26-27). Pablo está diciendo implícitamente que, si permites que el rencor te lleve a la ira o si albergas la falta de perdón hacia alguien, entonces puedes darle territorio y tierra al diablo.  En primer lugar, le darias cabida al diablo, pero si no hay confesión, arrepentimiento y perdón, puede convertirse en una atadura en su vida que parecerá tener un poder propio. La palabra en Inglés "cabida" se traduce de la palabra griega original topos, que significa "lugar", pero también puede significar, como en el pasaje de Efesios, que podemos dar una posibilidad, oportunidad, o chance para que Satanás se asiente en nuestras vidas si nuestra ira se convierte en resentimiento, amargura y falta de perdón.

 

Veamos ahora los diferentes grados de esclavitud del pecado.

 

1) Dar Cabida. Los demonios tientan a la gente con anzuelos que captan su atención con la esperanza de que muerdan la tentación. ¿Qué es un anzuelo? Es la tentación de hacer algo que normalmente no haríamos, pero el premio ofrece alguna forma de recompensa que apela a nuestra naturaleza como humanos. La tentación de una persona podría no apelar a otra.  Desde el reino invisible, los demonios observan por una debilidad en cuanto a qué cosas nos atraen o nos tientan, y pueden manipular la situación para ofrecernos la recompensa. La tentación puede ser resistida y rechazada. El fallar en resistir y rechazar las tentaciones del enemigo le dará cabida para aumentar su ataque contra el alma de una persona al siguiente nivel. El demonio a menudo esperará hasta que se forme un hábito, que no suplirá la satisfacción esperada.

 

A menudo, una persona no se da cuenta de que está bajo el ataque espiritual de Satanás hasta después cuando el diablo entonces acusa a través de la culpa y la vergüenza. ¡Cuando he estado bajo ataque espiritual y tentado, a menudo he formado un escenario en mi mente de llevar a Satanás al final de un muelle por el pescuezo de su cuello y arrojarlo! Otras veces, simplemente he dicho: "Sal de aquí, Satanás." Sólo hago eso; me atengo de decir algo más cuando estoy solo. ¡No quiero que la gente piense que estoy loco! Cuando estoy alrededor de la gente, y una tentación viene a mí, me imagino agarrando el pensamiento en el aire y tirándolo al suelo. ¡Haz cualquier estrategia que sea exitosa para ti! Llene tu mente con cosas buenas, y encontrarás que esto también rompe el poder de la tentación ya que no hay tal "tierra buena" para la tentación en tus pensamientos.

 

Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio (Filipenses 4:8).

 

La Biblia nos dice que resistamos al diablo y que él huirá de nosotros (Santiago 4:7). Hay una excelente historia sobre Martín Lutero, el gran reformador de la fe cristiana en los años 1400s cuando estaba bajo ataque espiritual en el castillo de Wartburg donde estaba traduciendo el Nuevo Testamento al alemán. El Diablo no quería que las Escrituras fueran leídas por la gente común y quería perturbar la obra sagrada, pero cuando trató de tentarlo y distraerlo, Lutero agarró la olla de tinta de la que estaba escribiendo, y la tiró a la cabeza del maligno. Todavía hoy, muestran la habitación y la silla donde Lutero estaba sentado, y el lugar en la pared marcado con tinta.

 

Pregunta 3) ¿Tienes una estrategia que utilizas cuando eres tentado en un área específica de tu vida? Comparte tu plan.

 

2) Manipulación. En esta etapa, los demonios han tenido cabida en la puerta de tu espíritu. La puerta aún no está abierta al control demoníaco, pero si el vicio no es controlado, arrepentido, renunciado, perdonado y abandonado, se vuelve cada vez más difícil de resistir. Puede ser alcoholismo, drogas, pornografía, o orgullo - ¡lo que sea! Ha habido tráfico en la oscuridad y un nivel de obediencia a la voz del maligno. Este es el punto donde los hábitos se forman en acuerdo con la tentación a la que se han rendido. ¿Qué es un hábito? Es una reacción automática a una situación específica, una tendencia establecida o regular, o una práctica que es difícil de abandonar. Cuando el enemigo nos manipula así, y cedemos, nuestra voluntad se forma por fuerzas oscuras y malignas, lo que hace difícil decir que no.

 

3) Opresión. Si una persona no arroja los pensamientos y la imaginación de la mente que sabemos que son malos, el enemigo logra obtener un nivel de control de nosotros. A cualquiera que escojamos obedecer es el que gobernará nuestras vidas (Romanos 6:16).  El pecado desea formarnos a su imagen para ser como aquel a quien escuchamos y obedecemos (Génesis 4:7). Una persona oprimida a menudo tiene pensamientos negativos y algo agresivos que son sugestivos de ir por una avenida particular de pecado, pensamientos que son más compulsivos. Podríamos usar las películas de Star Wars como analogía para describir lo que le pasa a una persona oprimida por los demonios. En esa película, los caballeros Jedi dejaban caer pensamientos sugestivos en las mentes de sus enemigos que les daban la compulsión de hacer lo que se sugería. Una persona tiene el poder de resistir, pero le resulta más difícil decir que no.

 

4) Obsesión. En esta etapa, una persona se ha convertido en el esclavo de los hábitos pecaminosos y el control demoníaco. Cuando se llega a este punto, es bastante notable para los que están alrededor de la persona.  A menudo pueden parecer "extraños" o simplemente diferentes. Un creyente a veces puede percibir que una persona en esta etapa de la obsesión no está del todo allí, pero tal vez no puede percibir bien lo que es. Un creyente más maduro discierne rápidamente lo que es demoníaco. Cuando una persona es demonizada a este nivel, a menudo hay una ruptura en su cordura y capacidad de razonar debido a la naturaleza compulsiva del carácter de la persona. Los demonios tienen control hasta un punto donde los pensamientos de daño a otros y a sí mismos vendrán a la mente. Las personas suicidas a menudo están en esta etapa, impulsadas por la culpa y los pensamientos malvados, e incapaces de encontrar la paz interior. Hay desequilibrios químicos que pueden estar ocurriendo en algunos casos, y similares al área de curación, puede haber una superposición de cuestiones físicas, mentales y espirituales. Sin embargo, es mi opinión que así como la enfermedad física está vinculada a los asuntos emocionales y espirituales, lo mismo es cierto del estado mental. Jesus vino a traer liberación a todo nuestro ser: cuerpo, alma, y espíritu.

 

5) La demonización. Los demonios (llamados Legión) que habitaban el demoníaco gadareno lo habían llevado a este punto (Marcos 5:1-20), es decir, clamando de angustia día y noche en el cementerio. Fue impulsado por los demonios (Marcos 5:5). Lo que la gente en tiempos antiguos consideraba pecaminoso ya ni siquiera se le presta atención - tal es el nivel de control que el enemigo tiene sobre el mundo (1 Juan 5:19). Cuando el pecado ha sido expresado y permitido a corromper un alma a este nivel, el enemigo tiene tal grado de control que, a veces, el espíritu de la persona se pone a un lado y se pasa completamente. Cuando ese tipo de fenómenos sucede, la persona demonizada puede estar en una especie de estado de sueño. Hay drogas que alteran la mente que también pueden llevar a una persona a este punto. A veces, una voz diferente se puede oír como los demonios utilizan las cuerdas vocales del individuo. Puede ser bastante miedoso escuchar la voz de un hombre salir de la boca de una mujer.

 

Las personas demonizadas a este grado a menudo informan que escuchan voces destructivas, aunque no se apresuran a compartir esto con un consejero. Recuerde la historia del niño cuyo padre le dijo a Jesús que a menudo cae en el fuego o en el agua” (Mateo 17:15). Una atadura de control demoníaco a menudo busca conducir a la persona al suicidio. Los demonios a menudo afirman que la persona les pertenece en esta etapa. Los demonios son mentirosos y no se puede confiar en ellos. No creo que una persona esté nunca demasiado bajo el dominio de Satanás que no pueda ser traída de vuelta.

 

Hay diferentes grados de esclavitud a Satanás y sus demonios, pero cada persona en la Tierra puede invocar el nombre del Señor y ser liberada. Los que están en las primeras etapas de ser demonizados son, yo creo, capaces de desechar malos pensamientos, tentaciones y hábitos. El profeta Isaías dice: “¡Sacúdete el polvo, Jerusalén! ¡Levántate, vuelve al trono! Libérate de las cadenas de tu cuello, cautiva hija de Sión!(Isaías 52:2). Creo que es posible liberarse en todas las etapas, pero a menudo es más difícil debido al nivel de control dado al enemigo. Si una persona está en las últimas etapas de demonización, siempre es mejor tener un equipo entrenado de cristianos maduros que ministren la liberación. La Palabra nunca está sin esperanza para liberar: Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.(Hechos 2:21).

 

Esta palabra, "salvo", es la palabra griega Sōzō. Significa estar a salvo, ser liberado, sanado, preservado del peligro, la pérdida o la destrucción. ¡Si sientes que eres demonizado, nunca estás sin ayuda! Invoca el nombre del Señor. Llama urgentemente y con gran patetismo y sentimiento, deja todo lo que te ha puesto en tal condición. Renuncia a todo acto de la oscuridad que le ha permitido al enemigo ganar territorio en tu vida. Arrepentirse ("arrepentirse" significa tener un cambio de mente con respecto a su pecado, para dar la vuelta y vivir su vida para Cristo) y no dar excusas a Dios. Pídele que te perdone por lo que sea que pesa en tu alma. No creo que Dios nos deje sin ayuda.

 

Herramientas de Satanás

 

Tenemos muchos ejemplos de las Escrituras de que el enemigo usa individuos como herramientas. Ya hemos visto el intento de Satanás a través del Apóstol Pedro de apartar a Cristo de ir a la cruz.  En ese momento, Pedro no sabía quién estaba motivando sus palabras. Jesús habló abruptamente al espíritu que estaba usando a Pedro, diciendo, "Apártate de mí, Satanás" (Mateo 16:23). 

 

Judas fue un excelente ejemplo de alguien usado como herramienta de actividad demoníaca. El pecado que lo venció fue la codicia:

 

Dijo esto no porque se interesara por los pobres, sino porque era un ladrón y, como tenía a su cargo la bolsa del dinero, acostumbraba robarse lo que echaban en ella (Juan 12:6).

 

Todo lo que los demonios tenían que hacer era poner muchas razones en la mente de Judas durante un tiempo, corrompiendo lentamente su corazón y mente hasta que llegó el punto donde Satanás tenía un punto de acceso para entrar en él y usarlo como una herramienta para traicionar al Maestro. Judas tenía mucha evidencia para convencerlo de que Jesús era realmente el Mesías, pero eligió endurecer su corazón y permaneció renuente a creer. Incluso después de tres años de caminar en el ministerio con Jesús, él todavía era un incrédulo: Sin embargo, hay algunos de ustedes que no creen. Es que Jesús conocía desde el principio quiénes eran los que no creían y quién era el que iba a traicionarlo(Juan 6:64). La Escritura dice que Satanás entró en él:

 

2Los jefes de los sacerdotes y los maestros de la ley buscaban algún modo de acabar con Jesús, porque temían al pueblo. Entonces entró Satanás en Judas, uno de los doce, al que llamaban Iscariote. Este fue a los jefes de los sacerdotes y a los capitanes del templo para tratar con ellos cómo les entregaría a Jesús (Lucas 22:2-4).

 

Cuando el acto de traición había terminado, y Judas vio cómo había sido engañado por ser la herramienta de Satanás, todo lo que Satanás tenía que hacer era sugerir que Judas era ahora un enemigo muy lejos del perdón. Es más que probable que tuviera pensamientos opresivos después de vender a Jesús a sus enemigos, es decir, pensamientos que llevaron a Judas al suicidio. No sabemos hasta qué punto Judas fue demonizado o si Satanás entró en él como un evento de una sola vez para usarlo, pero parece muy probable que el enemigo había ganado la entrada utilizando el amor de Judas por el dinero y el engaño que iba junto con el robo de la bolsa de dinero. Había estado robando el dinero por un tiempo y había puesto su corazón y voluntad al pecado. Él había visto casos de Jesús conociendo los pensamientos de la gente, sin embargo él deliberadamente seguía robando de la bolsa de dinero.

 

El eligió su camino en la vida, es decir, el de pecar deliberadamente, y Cristo no viola la voluntad de una persona. El hecho de que Judas pudo observar la vida de Jesús de cerca, y sin embargo siguió siendo un incrédulo, muestra la profundidad de la dureza de su corazón. ¿Fue su acto final de suicidio uno de arrepentimiento, remordimiento, o simplemente un acto de desesperación? No podemos estar seguros, pero si hemos de observar su vida, no fue la vida de un creyente. Parece que, después de que Satanás había terminado con él, se deshizo de él simplemente como una herramienta que había servido a su propósito. Había un punto de entrada que hizo a Judas vulnerable para ser el recipiente de la traición. A través de sus elecciones y actos de su voluntad, se puso a disposición de Satanás.

 

Por supuesto, siempre está la pregunta de la predestinación contra el libre albedrío, pero la Biblia en última instancia nos enseña que somos responsables de nuestros pecados y que si continuamos pecando y nos negamos a arrepentirnos, hacemos un hogar más grande para enemigos más fuertes que residan en el templo de nuestro corazón (1 Corintios 6:19). El arrepentimiento y el perdón borrarán la pizarra delante de Dios, pero eso no significa que el pecado no cobrará un precio en nuestras vidas. No todo pecado resultará finalmente en demonización, pero lo que estoy diciendo es que el pecado continuo y el negarse a arrepentirse traerá dolor y disciplina de parte de Dios si usted es un cristiano. Si eres esclavo del pecado en tu vida, te abrirás a la opresión. En la vida de un incrédulo, una voluntad fuerte y obstinada contra Dios terminará en desastre (Proverbios 29:1).

 

Pregunta 4) ¿Cuál es la diferencia entre la acusación de Satanás y la iluminación o convicción que viene del Espíritu Santo?

 

Una gran diferencia que encuentro es que cuando el Espíritu Santo me da la convicción de que pequé, es una voz suave a la que tengo que prestar atención. Él ilumina Su luz en mi camino y me hace consciente de algo en mi vida que me impedirá avanzar con Él. Esta convicción no tiene nada que ver con su amor por mí porque su amor es siempre constante. Tiene todo que ver con mi efectividad y mi habilidad para morar con Cristo y caminar con Él y poder disfrutar de la abundante vida que Él me da. Su convicción trae iluminación, es decir, luz en mi vida y en mi camino. Él siempre señala algo específico, permitiéndome estar de acuerdo con Él en el asunto y seguir adelante. En el caso de la acusación del enemigo, el resultado es una culpa persistente que pesa sobre mi alma. No hace más que obstaculizar mi viaje, sin ofrecerme señales o ayuda para encontrar mi camino.

 

A menudo estas acusaciones y pobre autoimagen están acompañadas de una pesadez general y un sentimiento negativo sobre nosotros mismos y nuestra propia vida. No apunta a ninguna solución específica. Esta es una herramienta primaria del enemigo para desgastar a los santos. Quiere recordarnos de nuestra antigua identidad y mantenernos ciegos a nuestra verdadera identidad en Cristo.

 

No creo que Satanás haya entrado en la vida de Judas por primera vez en la noche de la Última Cena. Era probable que esto ocurrió durante un período de tiempo, tal vez muchos años antes de que se encontrara con Cristo, en el que dio paso a su deseo de avanzar en su vida con obras malas.

 

De nuevo, me refiero al libro de C.S. Lewis llamado Cartas del Diablo a su Sobrino. El demonio anciano, Escrutopo, aconseja a su aprendiz junior Orugario:

 

Dirás que estos son pecados muy pequeños; y sin duda, como todos los tentadores jóvenes, estás ansioso por ser capaz de reportar maldad espectacular. Pero recuerda, lo único que importa es la medida en que separas al hombre del enemigo. No importa cuán pequeños sean los pecados, siempre y cuando su efecto acumulativo sea alejar al hombre de la Luz y sacarlo a la Nada. El asesinato no es mejor que las cartas si las cartas sirven. De hecho, el camino más seguro al infierno es el gradual -la suave pendiente, sin giros repentinos, sin hitos, sin señales.

 

Algunos Consejos Útiles

 

  1. Dedica tu hogar a Dios. Hace más de veinte años, cuando vivíamos en Inglaterra, alquilamos una  casa vieja en el país que era el cuarto de los sirvientes para una casa grande al lado. La primera noche, mi esposa Sandy y yo tuvimos que dormir separados, ya que sólo había dos camas individuales en diferentes habitaciones, y todavía no habíamos trasladado nuestra cama doble a la casa. Durante la noche, tuve un terrible sueño que parecía tan real que supe que era demoníaco. Inmediatamente fui y oré con Sandy, quien también tenía problemas para dormir, y sentimos una presencia maligna en la casa. Tomamos autoridad en la oración esa noche hasta que sentimos que podíamos descansar.

    A la mañana siguiente, tomamos un poco de aceite de oliva como símbolo y fuimos a través de la casa, habitación por habitación, es decir, orando y tomando autoridad sobre cualquier fuerza demoníaca que había estado allí, haciendo una señal de una cruz con el aceite en cada habitación, y dedicando nuestro hogar a la adoración de Dios. Nunca tuvimos un problema desde que hicimos eso, y cada casa en la que nos hemos mudado, la hemos limpiado y dedicado a la adoración y presencia de Dios como una familia.

 

  1. Haga lo contrario de lo que el diablo quiere que tú hagas. Jesus lo dijo de esta manera, Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen” (Mateo 5:44). El enemigo de nuestra alma espera que respondamos con odio hacia aquellos que nos están maltratando, pero Jesús nos dijo que hiciéramos lo contrario de lo que el enemigo esperaría que hiciéramos. Debemos amar a nuestros enemigos encontrando maneras prácticas de bendecirlos. Estar de acuerdo con la Palabra de Dios.

 

  1. Alaba a Dios en medio de ser oprimido en tu vida de pensamiento. Nunca subestimes el poder de la alabanza en medio de la opresión y la oscuridad. Cuando el rey Josafat fue atacado por un enemigo mucho más grande que Israel, fue ante Dios y pidió su ayuda. Dios le dijo que no tendría que pelear esta batalla. La estrategia del Señor era enviar el equipo de adoración a la cabeza de su ejército, y los enemigos de Israel lucharon unos contra otros (2 Crónicas 20). Los demonios no pueden soportar la oración, la intercesión o la adoración.

 

  1. Cuando Satanás te recuerda tu pasado, recuerda tu futuro. "¡No hay que decir más!"

 

  1. Si el miedo alguna vez te asalta durante la noche (o en cualquier otro momento), ¡invoca el nombre de Jesús! El nombre de Jesús tiene toda la autoridad en los reinos celestiales invisibles. Sandy, mi esposa, a veces ha sido atacada espiritualmente durante la noche por pesadillas o terrores nocturnos. Más de una vez, ella se ha congelado en el miedo, incapaz de moverse. Cuando hay problemas de esa manera, pronunciar el nombre de Jesús. Si no puedes hablar, dilo en tu mente. Porque «todo el que invoque el nombre del Señor será salvo(Romanos 10:13)...para que ante el nombre de Jesús se doble toda rodilla en el cielo y en la tierra y debajo de la tierra(Filipenses 2:10).

 

  1. Si la desesperanza te acecha buscando deprimirte en cuanto a tu situación, cuenta tus bendiciones. Ha habido días oscuros en nuestras vidas como pareja donde no hemos sabido qué hacer. Durante esos momentos en que hemos sufrido todo tipo de dificultades, hemos encontrado útil escribir todas nuestras bendiciones por las que estamos agradecidos. Sin embargo, no los escribas simplemente; expresa tu gratitud a Dios por las cosas con las que has sido bendecido.

 

  1. Medita (piensa, rumia o reflexiona) diariamente en las Escrituras. Resalta versos en tu Biblia. Aquí está la espada del Espíritu, la palabra de Dios. Si fue bueno para Jesús citar las Escrituras en medio de tiempos oscuros (Mateo 4), entonces hará lo mismo para usted.

 

  1. Dedica tus hijos a Dios. No tienes que hacerlo en la Iglesia, aunque ciertamente lo recomendaría. Usted puede hacer eso en la intimidad de su dormitorio en oración al Padre. Creo que hay un principio de renunciar a la propiedad de todo lo que somos y todo lo que tenemos, incluyendo nuestros hijos. De alguna manera, creo que merma los intentos de Satanás de llegar a nosotros a través de atacar a nuestra familia.

 

  1. Si el enemigo viene contra ti con una acusación, llévala a Dios en oración. Si hay pecado en tu vida, permite que esto te lleve al trono de la gracia y lleve el asunto al Padre en oración (Mateo 5:25). Confiesa tus faltas a Dios, tomando medidas para corregir las acciones pecaminosas. Rompe el poder de la culpa. Entonces, recuérdate quién eres en Cristo y regocíjate en Su perdón.

 

Cuando Satanás siembra un pensamiento de culpabilidad en tu mente, nunca señala el método de escape. Sólo trae una condena que pende sobre nosotros y nos hace sentir terrible. La convicción de Dios señala algo que está mal, pero también nos recuerda que la cruz es el remedio para todo pecado pasado, presente y futuro.  Cuando Él nos convence de pecado, el Espíritu Santo siempre señala a Jesús y Su obra sustitutiva terminada en la cruz para nosotros. Si afirmamos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos y no tenemos la verdad. Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fiel y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad.(1 Juan 1:8-9).

 

  1. Tenga pocas faltas ante Dios. Jesús enseñó que cada vez que venimos a adorar y recordamos que alguien tiene algo contra nosotros, debemos dejar nuestra ofrenda en el altar, ir y hacer las cosas bien con la persona, y luego volver y ofrecer nuestra ofrenda (Mateo 5:24). Yo recomendaría cada noche repasar los eventos del día, pidiendo a Dios que escudriñe su corazón para que usted pueda hacer las cosas bien con Dios. El rey David oró: Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos.” (Salmos 139:23). Es posible que también tenga que hacer las cosas bien con otro individuo, a veces haciendo restitución por lo que ha hecho. Esto cumple la oración de Jesús al Padre, "para que seamos uno."

 

Sería sabio dividir su grupo en dos y tres y orar el uno por el otro, especialmente por aquellos que sintieron que estaban en el punto de mira de los esquemas de ataque de Satanás. Tal vez cierre con una lectura de la Escritura algo como esto:

 

24¡Al único Dios, nuestro Salvador, que puede guardarlos para que no caigan, y establecerlos sin tacha y con gran alegría ante su gloriosa presencia, 25sea la gloria, la majestad, el dominio y la autoridad, por medio de Jesucristo nuestro Señor, antes de todos los siglos, ahora y para siempre! Amén. (Judas 1:24-25).

 

Oración: Padre, gracias por todas las bendiciones que nos han llegado a través de la cruz de Jesús. Oramos de nuevo por la liberación de cualquier cosa que nuestro enemigo nos lance. Gracias, también, que Tú has prometido que nada nos podrá hacer daño (Lucas 10:19).

 

Keith Thomas.

 

Correo Electrónico: keiththomas7@gmail.com 

 

Pagina Web: www.groupbiblestudy.com