3. The Truth About Hell

3. La verdad acerca del infierno

Todos nosotros hemos sido llamados para formar parte de una guerra que ha estado sucediendo por siglos. No hay ningún trabajo fuera de las líneas de frente de esta guerra. La guerra brama a todo nuestro alrededor. Estamos en el centro de la batalla. Pablo el apóstol, escribe acerca de esto en su segunda carta a la iglesia de Corinto, Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, (2 Corintios 10:3-4).

 

Cuando una persona recibe a Cristo entra en el reclutamiento de Dios. Si usted es creyente, ha sido llamado a una batalla con significado eterno. Si aun no es creyente, existe una batalla invisible que es librada y que afectará su destino eterno, esté apercibido o no. Muchos de nosotros que somos cristianos estamos tratando de ser civiles en tiempos de guerra. Cuando se desató la primera guerra mundial, el Ministro de guerra de Londres envió un mensaje en clave a uno de los puestos británicos en las zonas inaccesibles de África diciendo: “guerra declarada, arresten todos los enemigos en su distrito”. Hubo una respuesta inmediata: “arrestamos diez alemanes, seis belgas, cuatro franceses, dos italianos, tres austriacos y un americano. Favor avisar inmediatamente contra quien es la guerra”. La Biblia nos dice con claridad contra quien es nuestra guerra. Es un antiguo enemigo:

 

Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. (Efesios 6:12)

 

Aunque muchos de nosotros quisiéramos tener un trabajo en la retaguardia en donde no estemos realmente peleando, eso no es posible. Estás en la línea del frente. Una guerra está siendo librada por su alma y por la de los que ama. Nuestros enemigos son entidades invisibles bajo el mando de Satanás, su líder. Ellos son estrategas, decididos, incesantes e implacables. Usted estará en esta guerra por el resto de su vida.

 

Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno (1 Juan 5:19)

 

El trabajo de la iglesia en esta era es el de rescatar a las personas del control de Satanás y ayudarlas a convertirse en discípulos (aprendices) de Cristo, para que no sean separados de Dios por la eternidad y enviados a un lugar llamado: Infierno. Toda persona es amada profundamente por Dios el cual no quiere que nadie perezca, pero que todos se arrepientan (2 Pedro 3:9) ¿Pero, qué si no? ¿Qué pasa si mueren sin haber conocido a Cristo? ¿Qué si no son receptivos al mensaje del amor y las buenas nuevas de Dios? En la segunda venida de Cristo, el separará las ovejas (creyentes) de las cabras (no-creyentes), y se nos dice que serán castigados por la eternidad.

 

¿Qué es el infierno?

El diccionario Webster’s New Collegiate define el infierno como “un mundo inferior donde los muertos continúan existiendo; el ámbito del diablo y los demonios, en el cual los condenados sufren el castigo eterno”. El Nuevo Testamento revela que este mundo inferior es un lugar real, dividido al menos en cuatro partes. Esto lo sabemos porque hay cuatro palabras distintas en el Nuevo Testamento griego para describirlo. Y yo considero que cada una de esas palabras describe una división, parte o sesión concreta de ese mundo inferior.

 

Veamos cada una de ellas:

  1. Abysos: Aparece nueve veces en el Nuevo Testamento griego (Lucas 8:31-32; Romanos 10:7; Apocalipsis 9:1, 2, 11; 11:7; 17:8; 20:1, 3) La versión Reina-Valera lo traduce como “abismo”

  2. Tartarosas: Esta palabra sólo aparece una vez en el Nuevo Testamento griego, en 2 Pedro 2:4, donde nuestra versión la traduce como infierno. “Porque si Dios no perdonó a los ángeles que pecaron, sino que arrojándolos al infierno los entregó a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio”. La expresión “arrojándolos al infierno” traduce la palabra griega tartarosas. En otras palabras, la Biblia dice que Dios “tartarizó” a estos ángeles que pecaron; es decir que los envió al tártaro.

  3. Hades: Aparece en diez ocasiones dentro del Nuevo Testamento (Mateo 11:23; 16:18; Lucas 10:15; 16:23; Hechos 2:7, 31; 1 Corintios 15:55; Apocalipsis 1:18; 6:8; 20:13-14). En un par de ocasiones es probable que sólo se refiera a la tumba (Hechos 2:7,31). En estos casos, su uso es similar al que recibe la palabra seol en el Antiguo testamento. En cambio, la mayor parte de las veces que se usa la palabra hades en el Nuevo Testamento revela que es el lugar en el cual se hallan confinadas las almas de los seres humanos perdidos mientras esperan el día final del juicio. El hades es como la cárcel local donde los presos esperan la fecha de su juicio, la sentencia final y el traslado a la penitenciaria o prisión donde cumplirán su sentencia.

  4. Gehenna: Se encuentra doce veces en el Nuevo Testamento griego. He aquí algunos versículos (Mateo 5:22. 29-30; 10:28; 18:9; 23:15, 33; Marcos 9:43, 45, 47; Lucas 12:5; Santiago 3:6) Cuando pensamos en el concepto del “infierno” en su uso más corriente, como el lugar definitivo de tormento para los ángeles caídos y para los seres humanos incrédulos, la gehenna es el lugar que nos viene a la mente. En su sentido más pleno, la gehenna es lo que nosotros llamamos “el infierno”. Es el lugar definitivo de tormento para Satanás, los demonios y todos los condenados de todas las épocas (Apocalipsis 20:10, 14-15). Es el lugar donde terminarán siendo arrojados todos los que habitan en el abismo, el tártaro y el hades. (Esta información en cuanto a lo que es el infierno y sus significados en griego, fue tomada del libro “55 respuestas a preguntas sobre la vida mas allá de la muerte, por Mark Hitchcock, páginas 94 a 99)

 

Entonces dirá también a los de la izquierda: Apartaos de mi, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber; fui forastero, y no me recogisteis; estuve desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. Entonces también ellos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, sediento, forastero, desnudo, enfermo, o en la carel, y no te servimos? Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos mas pequeños, tampoco a mi lo hicisteis. E irán estos al castigo eterno, y los justos a la vida eterna. (Mateo 25: 41 – 46, los énfasis son míos)

 

Experiencias de personas que fueron revividas

Peter Fenwich, en sus entrevistas a personas que fueron revividas después de traumas o enfermedades, encontró que el 5% de las 350 personas estudiadas, recuerda haber experimentado el infierno conscientemente. Otro doctor, Dr. Maurice Rwlings, en su libro To Hell and Back (Al infierno y de regreso) nuevamente estudiando NDE’s, reporta que algunas personas experimentaron el infierno pero su memoria fue reprimida en unos pocos días. El dice que como regla general las personas recuerdan lo que es bueno y olvidan lo que es malo. Si la entrevista se retrasa un poco, días, semanas o meses después, sólo se encontrarán las experiencias positivas (p33).

 

Cito de la página 72 de To Hell and Back (Al infierno y de regreso):

 

Yo (Dr. Rawlings) estaba observando un monitor para guiar un marcapasos dentro del corazón de mi paciente, cuando sucedió: el corazón se paró. El paciente recuerda su historia de esta manera: Yo perdí el conocimiento y entonces Ud. (Dr. Rawlings) me golpeó en el pecho diciendo ‘discúlpeme’. Alguien gritaba. Algo cayó sobre mi hombro izquierdo, todos se volvieron locos. Entonces me encontré fuera de la escena. Estaba flotando, en una oscuridad absoluta, moviéndome rápidamente. El viento silbaba y yo me dirigía con rapidez hacia esa hermosa luz brillante. Mientras pasaba, las paredes del túnel se prendieron en fuego. Más allá del radiante túnel había un enorme lago de fuego que ardía como un derrame de petróleo. Sombras alargadas mostraban gente que se movía sin rumbo como animales enjaulados. Debajo de una montaña vi a un viejo amigo que había muerto – lo último que recuerdo es que lo estaban sacando del río, “Hola Jim” le grité. Sólo me miro, ni siquiera sonrió. Lo estaban llevando a la vuelta de una esquina cuando empezó a gritar: Yo corrí, pero no había salida. Me mantenía diciendo ‘Jesús es el Señor, Jesús es el Señor’. De pronto regresé a mi cuerpo, cuando Ud. estaba poniéndome los puntos.

 

Otra historia es encontrada en la pagina 75. “Fui guiado a un lugar en el mundo espiritual llamado infierno. Este es un lugar de castigo para aquellos que rechazaron a Jesucristo. No sólo vi el infierno, sino que sentí el tormento que los que van allí experimentan. La oscuridad del infierno es tan intensa que parece tener una presión por pulgada cuadrada. Es una oscuridad extremadamente negra, horrorosa, desolada, opresiva, pesada. Le da al individuo un tipo desesperanzado de soledad. El calor es seco y deshidratante: tus globos oculares están tan secos que se sienten como carbones ardientes en las cavidades. Tu lengua y tus labios están secos y agrietados por el intenso calor… La soledad del infierno no se puede expresar (p.75)

 

Aún sigue otra historia: “Yo (Dr. Rawlings), estaba dando resucitación artificial (CPR) a un paciente cuando el siguiente incidente ocurrió. Inserté un marcapasos a través del hombro y lo guié por las venas hasta el corazón de Charlie. Su corazón se paró, así que empecé a bombearlo, pero mientras lo hacía la sangre empezó a chorrear, así que dejé de ajustar el marcapasos. Y mientras lo hacía, los ojos de Charlie se voltearon en su cabeza, empezó a echar chispas, se puso azul y convulsionó. Esto pasó varias veces. Una de las veces que paré de ajustar el marcapasos Charlie gritó, ‘¡No pare, no pare, estoy en el infierno, estoy en el infierno, por el amor de Dios, no pare! ¿No entiende? Cada vez que para yo voy al infierno’. Cuando me pidió que orara por él me sentí totalmente insultado. Le dije que se callara; ‘soy un doctor no un ministro o un siquiatra’. Entonces la enfermera me miró expectante. ¿Qué haría Ud.? Fue allí donde inventé una oración. Lo hice repetir la oración para que no me molestara. ‘¡Dilo! Jesucristo hijo de Dios, sácame del infierno’. Y una cosa extraña ocurrió. Dejó de ser ese lunático que gritaba con los ojos salvajes. Fue entonces cuando yo también (Dr. Rawlings) me convertí en cristiano (p.37)

 

El Dr. Rawlings no es un teólogo o un ministro, sino un doctor ecuánime quien ha escrito sobre las conclusiones de los pacientes a los cuales ha resucitado.

 

Maurice S. Rawlings, M.D. To Hell and Back. Send the Light Publishers

 

¿Por qué un Dios de amor mandaría a alguien al infierno?

 

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Dios a su hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios”. (Juan 3:16 – 18, los énfasis son míos)

 

Dios ha establecido el camino para la salvación. La situación es que la raza humana por entero está en el mismo bote. No hemos dado en el clavo con la manera en que Dios quiere que vivamos. Ninguno de nosotros puede decir que nunca ha pecado. Si sólo pecó una vez, eso le convierte en pecador. Todos sufrimos de la misma enfermedad. El pecado es lo que nos separa de Dios eternamente. Todos somos culpables delante de Dios. Santiago lo dice de esta manera: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos”. (Santiago 2:10) Si hubiera podido haber alguna otra manera para que Dios le diera la entrada al cielo de otra forma que no fuera enviando a su hijo a morir una cruel y tortuosa muerte, ¿no cree que lo hubiera hecho? Él le ha dado al hombre el regalo del libre albedrío pero su justicia demanda que esa rebelión tiene que ser castigada. Un Dios santo no puede permitir el pecado en su presencia, así que el acepta la decisión que un rebelde toma cuando rehúsa arrepentirse. En su amor por la raza humana él ha iniciado un plan de rescate. Su hijo tomaría la forma humana y seria un sustituto que se pondría en el lugar del hombre culpable, tomado el castigo para sí mismo. De esa manera su justicia sería satisfecha y él podría alcanzar en amor a salvar a todo aquel que vuelva su vida hacia él y camine en su obediencia. Cuando nos arrepentimos y recibimos a Cristo, el Espíritu de Dios nos da poder para vivir para Cristo. Tenemos también la salida para otros y el Espíritu Santo nos da poder y valor para hablar a otros acerca del plan de rescate de Dios para la raza humana. Asaltamos el reino de Satanás cuando hablamos la verdad de la palabra de Dios robándole joyas de especial tesoro para él (Malaquías 3:17) o posesiones preciosas (NIV), las vidas de las personas por las cuales Cristo murió.

 

Estamos en guerra contra Satanás para liberar a los cautivos de su fortaleza. La iglesia hoy en día está atacando, rompiendo cada defensa que el enemigo ha levantado en contra de ella. Se nos ha dicho que las puertas del hades (infierno) no prevalecerán en contra de la iglesia (Mateo 16:18). Las puertas hablan de las defensas en contra del ejército invasor. Las puertas del infierno no podrán aguantar el ataque de la iglesia de Dios, trayendo gente preciosa a su hogar eterno.

 

¿Qué tan mala tiene que ser una persona para ser enviada al infierno? ¿Cuál es la línea que una persona cruza?

 

Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda”. (Apocalipsis 21:8)

 

Quiero ser muy claro al reafirmarlo con la escritura anterior. El pasaje enseña que la gente que es cobarde, la gente que es mentirosa, la gente que no cree en Cristo; será enviada a un lago que arde con fuego y azufre. La figura que la escritura pinta es clara. Jesús habló mucho sobre la eternidad. El advirtió a sus seguidores acerca del infierno, porque él no quería que fueran allí. Yo no sé si hay un lago de fuego literal o si es figurativo o un estado de ánimo. Personalmente, ¡no me importa saberlo! De cualquier manera, lo que si sabemos del lago de fuego es que es un lugar que estará lleno de tormentos y destrucción. La Biblia también lo describe como un lugar de eterna oscuridad (Judas 1:13). Tenemos la alternativa de ser consumidos por la luz o por la oscuridad. Vamos a abrazar uno u otro por la eternidad. Piense en la naturaleza de la luz y la oscuridad. La luz promueve salud y bienestar. Las plantas necesitan luz para sobrevivir. La luz expone y también nutre. Promueve la vida. Ilumina. La oscuridad cubre y esconde. Es la ausencia de la luz. Los psicólogos nos dicen que la oscuridad prolongada puede causar depresión y otras enfermedades. No es saludable para la gente vivir con ausencia de luz. El lago de fuego será un lugar de oscuridad. Hoy en día es considerado impopular siquiera hablar acerca de tal lugar de oscuridad. ¿Quién se merecería ir allí? Déjame preguntarte algo: ¿Cuántos asesinatos se necesitan para convertir a alguien en un asesino? ¡Uno! ¿Cuántas mentiras se necesitan para convertir a alguien en un mentiroso? ¡Una! ¿Cuántos pecados se necesitan para convertir a alguien en un pecador? ¡Uno! Todos necesitamos un Salvador y no hay otro más que Jesús que pueda salvarle de su pecado y su castigo. El camino a Dios es primero reconocer nuestra necesidad de un Salvador. Pablo el apóstol, lo pone de esta manera: “… no hay justo, ni aun uno;… No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno”. (Romanos 3:10-12) Pablo continua diciendo que nadie será declarado justo por mantener un sistema de obras (La ley, verso 20). El afirma que la justicia fuera de la ley ha sido conocida, la muerte sustitutiva de Cristo por usted y en su lugar. La justicia le es impartida cuando se arrepiente de su pecado y recibe a la persona de Jesucristo para que se siente en el centro del trono de tu vida. Esta es la única forma de evitar ir al lugar de tormento (Hechos 4:12). Cuando hace esto, su nombre es escrito en el Libro de la vida, un libro en el que se registran todos aquellos que han vuelto sus vidas a Cristo y lo reciben en sus vidas para que perdone sus pecados. Aquellos cuyos nombres no son encontrados en el libro serán atormentados en el lago de fuego:

 

Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”. (Apocalipsis 20: 14-15)

 

el también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre”. (Apocalipsis 14: 10-11, los énfasis son míos)

 

Los perdidos serán juzgados de acuerdo a la Luz que han recibido.

 

Yo creo que hay diferentes grados de castigo en ese terrible lugar. Chuck Swindoll tiene algo que decir acerca de los grados de castigos en el infierno:

 

Siempre habrá alguien que no tendrá tanto castigo divino como otros. Porque esa es la verdad, yo creo que habrá grados de castigo eterno. Antes de que recojan piedras para apedrearme, miremos de cerca las palabras de Jesús:

 

Aquel siervo que conociendo la voluntad de su señor, no se preparó, ni hizo conforme su voluntad, recibirá muchos azotes. Mas el que sin conocerla hizo cosas dignas de azotes, será azotado poco; porque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará; y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá.” (Lucas 12: 47-48)

 

Entendamos que ninguna persona sin Cristo pasará la eternidad en el cielo. Pero los detalles de cómo Dios tratará a aquellos que están sin Cristo porque escucharon muy poco, podrán ser entendidos mejor con la idea de grados de castigo. Lo que si sabemos de seguro es que el cielo no será su hogar.”

 

Necesitamos también ser cuidadosos con la influencia que ejercemos. Entre mayor sea la influencia que ejercemos, mayor será nuestra responsabilidad y lo que se nos tomará en cuenta por esa influencia. Hay gente en la televisión que son modelos para nuestra juventud y aún así viven vidas inmorales. Ellos serán estrictamente juzgados por la influencia que ejercen sobre muchos. No se apresure por estar en posición de influir a otros. Jesús nos dice que saquemos la viga de nuestro propio ojo y así podremos sacar la paja de otra persona (Mateo 7: 3-5). ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Déjame sacarte la astilla del ojo, cuando ahí tienes una viga en el tuyo? ¡*Hipócrita!, saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás con claridad para sacar la astilla del ojo de tu hermano ¿Por qué te fijas en la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no le das importancia a la viga que está en el tuyo?” Cada uno de nosotros está en una posición de influencia, especialmente si es conocido en su vecindario o lugar de trabajo, como cristiano. La gente le está mirando, observando cómo vive su vida. Su eternidad depende de la respuesta al mensaje de Cristo que ellos pueden leer en la manera en que usted vive su vida.

 

1… no os hagáis maestros muchos de vosotros, sabiendo que recibiremos mayor condenación”. (Santiago 3:1)

 

Santiago, en este pasaje nos recuerda con prontitud acerca de las posiciones de influencia aún en la iglesia. La gente moldeará sus vidas de acuerdo a cómo su pastor o líder de grupo moldee la suya. El día del juicio los líderes cristianos serán juzgados más estrictamente debido a la luz que han recibido y a su posición de influencia. Cuando el nivel de influencia de una persona se eleva, se eleva también lo que se le tomará en cuenta. Tiene sentido que si van a existir diferentes niveles de recompensas para los justos, también los haya para los que van al Infierno.

Miremos el pasaje de la Escritura en la que Jesús enseña acerca de dos individuos que mueren y terminan en diferentes lugares. Nótese que Jesús no dice que esta sea una parábola. También es significativo que uno de ellos tiene nombre, lo cual no es típico en una parábola. La razón por la que usa el nombre de Lázaro es porque era el nombre de un mendigo. Yo creo que Jesús esta contándonos acerca de una situación que es real:

 

El rico y Lázaro

 

19. Había un hombre rico, que se vestía de púrpura y lino fino, y hacía cada día banquete con esplendidez. 20. Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas, 21. Y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aún los perros venían y le lamian las llagas.22. Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 23. Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos, y vio de lejos a Abraham, y a Lázaro en su seno.24. Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. 25. Pero Abraham le dijo: Hijo, acuérdate que recibiste tus vienes en tu vida, y Lázaro también males; pero ahora este es consolado aquí, y tu atormentado.26. Además de todo esto, una gran sima está puesta entre nosotros y vosotros, de manera que los que quisieren pasar de aquí a vosotros, no pueden, ni de allá pasar acá.27. Entonces le dijo: Te ruego, pues, padre, que le envíes a casa de mi padre, 28. Porque tengo cinco hermanos, para que les testifique, a fin de que no vengan ellos también a este lugar de tormento.29. Y Abraham le dijo: A Moisés y a los profetas tienen; óiganlos.30. El entonces dijo: No, padre Abraham; pero si alguno fuere a ellos de entre los muertos, se arrepentirán. 31. Mas Abraham le dijo: Si no oyen a Moisés y a los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos”. (Lucas 16: 19-31, los énfasis son míos)

 

Antes de aventurarnos dentro del pasaje mismo, examinemos qué es lo que la Biblia enseña concerniente a lo que pasa en el momento de la muerte. Infierno y Seno de Abraham son palabras que este pasaje usa para describir los dos diferentes lugares en que encontramos a estos dos hombres. La palabra griega para Hades (Seol en el Antiguo testamento) es la misma palabra que se traduce como infierno. Encontramos la palabra “hades” diez veces en el Nuevo Testamento.

 

El pasaje en Lucas 16 que estamos estudiando no da una mirada previa acerca de lo que está pasando en el infierno mientras hablamos y leemos. Esta parece ser la verdadera historia de los destinos de dos diferentes hombres y a donde fueron después de morir. En este pasaje los nombres de Lázaro y Abraham son mencionados y en algunos manuscritos (La vulgata) el nombre Dives (el cual es la palabra latina para ‘rico’) es otorgado al hombre rico.

 

Versículos 19 – 21 La situación de los dos hombres en la tierra

 

¿Cómo es descrito el hombre rico?

En los días de Cristo, el color púrpura no era algo fácil de obtener. El hombre rico estaba vestido como en Tyrian purpura (o púrpura royal), equivalente a lo Prada, Armani o cualquier gran diseñador de nuestros días. El color era extraído de la mucosa de un raro caracol marino. La palabra usada en griego para “lino fino” es bussos, un raro hilo segregado por los mejillones (5). Reyes como el egipcio Tutankamon vestían esta clase de prendas carísimas. El hombre rico vivía suntuosamente cada día. Comía las mejores comidas, bebía los mejores vinos y su casa era la mejor mansión del pueblo. No exageramos al presumir que este hombre era muy conocido en su país, como alguien a quien envidiar. El era una celebridad influyente en sus días.

 

¿Cómo es descrito Lázaro?

 

Se nos ha dicho que Lázaro estaba echado a la puerta del hombre rico. La palabra griega para “echado” es ballo. Literalmente significa “arrojado con fuerza”. Había sido tirado bruscamente y pareciera que sólo lo dejaron echado allí, dejando que la vida se le fuera poco a poco. La puerta por donde Lázaro fue tirado fue seguramente la puerta trasera, de la servidumbre, donde estos ponían la basura y los perros se congregaban. Era obvio para todos que Lázaro estaba muy enfermo, estando cubierto con yagas ulceradas. Es también muy probable que estuviera tan enfermo que no pudiera ir a ninguna parte sino quedarse allí y mendigar por las migajas de comida que caían de la mesa del hombre rico. William Barclay nos dice:

 

En esos tiempos no habían cuchillos, tenedores o servilletas. Se comía con las manos y en las casas de los más ricos; las manos eran limpiadas quitando la suciedad con pedazos de pan, (probablemente pan pita, delgado) los cuales luego se botaban. Eso era lo que Lázaro estaba esperando”

 

Los perros le lamían las yagas y es posible que él estuviera tan débil por su enfermedad y el hambre para defenderse y echarlos. No sabemos si el hombre rico lo arrojó porque él le estaba pidiendo ayuda u otros del pueblo lo tiraron allí porque él era un peligro para la salud de la población. Parece que Lázaro no estaba en condiciones de valerse por sí mismo. Anhelaba comerse los mendrugos de pan que caían, pero tenía que competir con los perros por ellos. Piense que en ese tiempo la mayoría de esos perros no eran mascotas de las casas.

Versículos 22 – 26 La condición de los dos hombres en la eternidad

 

¿Cómo cree que fueron recordadas las vidas de aquellos hombres después de su muerte?

 

No se nos dice que haya sucedido algo por la muerte de Lázaro, ni siquiera un funeral fue hecho en su honor. Parece que a nadie le importó mientras estaba vivo, así que su muerte no fue diferente. Las Escrituras hablan fuertemente con su silencio al respecto.

Contrastemos eso con el hombre rico. Específicamente se nos dice que fue sepultado. Estoy seguro de que fue una suntuosa ceremonia con duelo público. Su cuerpo probablemente fue enterrado en el Monte de los Olivos en Jerusalén como sólo los ricos podían pagar. Cuando el Mesías (Cristo) regrese, el profeta Zacarías dice que lo hará primero al Monte de los Olivos, dominando desde allí a Jerusalén (Zacarías 14:4), razón por la cual está cubierto de tumbas, porque los muertos se levantarán cuando el venga.

 

La procesión hacia tal afortunado lugar de sepultura requiere de una horda de dolientes profesionales, contratados para esa ocasión, como la costumbre en esos tiempos. Por supuesto, al hombre rico no le importó nada de eso tan pronto murió. Estaba bastante sorprendido al darse cuenta de que estaba en el infierno. Mientras vivía a las puertas del rico, es probable que nadie supiera el nombre de Lázaro, pero todos sabían el nombre del hombre rico. Al otro lado de la puerta de la muerte, sin embargo, las cosas fueron al revés; todos sabían el nombre de Lázaro. Mientras del rico, no tenían la más remota idea de quién era, no se sabe su nombre, y de pronto, es un don nadie. Qué triste que muchos que creen que la muerte es una aniquilación van a encontrarse bien conscientes cuando crucen la puerta de la muerte.

 

Algunos afirman que cuando llega la muerte, tu verdadero yo, tu espíritu, cae en un sueño profundo del alma, donde nada experimentado del todo, y uno esta consiente; ¿Qué cosas ves en este pasaje que nos enseñe de diferente manera?

 

Una de las primeras cosas que el rico experimenta es un total tormento (versículo 23). La palabra griega usada es basanos, que literalmente significa “yendo hasta el fondo, la peor tortura o tormento.”(7) Esta palabra griega es probablemente usada para describir lo que hablamos antes, que en el infierno hay diferentes niveles de sufrimiento, y que el tormento más profundo era lo que este hombre estaba experimentando (tiempo presente, en el que está hasta hoy si es que esta no es una simple historia). También se nos dice que su lengua estaba ardiendo; necesitaba agua para enfriar su lengua. Aun cuando él no tenía un cuerpo, estaba experimentando la sensación de tacto y estaba en un terrible dolor.

 

Tenía también el sentido de la vista y el reconocimiento, porque él ve a Lázaro al otro lado de un gran abismo y a Abraham a su lado. Que terrible ver el Paraíso, entender que ya es muy tarde y que él no podrá pasar ni un momento allí. Más tarde, ante el Juicio del gran trono blanco, encontrado en Apocalipsis 20: 11 – 15, leemos que la muerte y el Hades son lanzados en el lago de fuego, en donde habrá oscuridad eterna; desde ese momento el ex hombre rico no podrá ver nada más.

 

Tenía la sensación del habla; llama a Abraham y le comunica acerca de sus dolores. Parece que no hay ningún cambio en su actitud acerca de Lázaro, porque piensa que él puede ordenar a Lázaro que le traiga agua y que visite a sus hermanos. Su pedido a Abraham es de alguna manera manipulativo, lo llama Padre Abraham, asumiendo que es su hijo por el hecho de haber nacido en una nación con fe en Dios. Que equivocado estaba! Que similar actitud a los que hemos nacido en una nación cristiana hoy en día. Muchas personas se llaman a sí mismas cristianas, pero no tienen una relación con Dios. Su sentido del oído también permanece con él; puede oír a Abraham hablando con él.

 

Abraham entonces le responde al hombre rico y le dice algo que se quedará con él por el resto de la eternidad. Fue una aseveración poderosa, llena de verdad, pero sin esperanza: él le recordó su vida en la tierra y todas las oportunidades que perdió para arrepentirse y entregarle su vida a Dios. Que dolor debió haber sentido! La mente estará muy clara; todas nuestras facultades estarán funcionando, de repente hasta mejor, en la eternidad. Sentiremos un gran arrepentimiento por nuestras acciones y sin la habilidad de reparar nada de lo que hagamos hecho, será muy tarde. No habrá nadie que ore por el ex hombre rico para que pueda salir de esta situación; es una mentira de Satanás el hacernos creer que podemos cambiar este estado después de muertos. Le es comunicado que su ubicación ya está preparada, que el abismo que lo separa no se va a mover nunca y nadie podrá cruzar de un lado al otro (v. 26). Donde te encuentre la muerte, te atará la eternidad. De acuerdo con lo que vemos en la Biblia, no existe un purgatorio, no hay reencarnación y no hay oportunidad de mejorar la situación. El tiempo para cambiar tu destino eterno es antes de que mueras, después será muy tarde.

 

¿Es un pecado ser rico? ¿Una persona pobre va al cielo, solo por el hecho de ser pobre? Si no es así, ¿cuál entonces fue el pecado que mandó al hombre rico al infierno?

 

Hay muchos pecados que el hombre rico pudo haber cometido, pero su mayor pecado fue el haber estado muy a gusto sin Dios. El no necesitaba nada en la vida. El no le prestó ninguna atención a nada más que su propio placer y comodidad. Podría ser el hecho de que nunca notó o se interesó por Lázaro, lo cual ciertamente incrementó su condena. El estaba en condiciones de ayudar a Lázaro, pero en lugar de eso lo dejó sufrir y morir. Parece ser que él tenía la idea de que era perfectamente natural y normal que Lázaro debía tambalearse de dolor mientras que él se bañaba en una vida de lujos. El vio a un hombre hambriento y en dolor y no hizo nada al respecto.

 

Aunque este pasaje no nos da detalles de la relación de Lázaro con Dios, parece obvio que él fue a la presencia de Dios porque temía a Dios. Sabemos que la Biblia no condena a los ricos sino a los ricos que ponen su confianza en el dinero. Como tampoco nos dice que los pobres por ser pobres van instantáneamente a la presencia de Dios.

 

Si estás viviendo tu vida sin pensar en Dios o en la eternidad, búscalo ahora mientras aun puedas experimentar su gracia. ¿Por qué esperar otro segundo? Seguramente tu enemigo, el diablo, va a buscar que pongas este mensaje a un lado hasta otro día. Cristo te espera con los brazos abiertos. No creas que es una coincidencia que estés leyendo esto ahora:

 

Todo lo que el Padre me da, vendrá a mi; y el que a mi viene, no le echo fuera.” (Juan 6:37)

Versiculos 27 – 31. Un ruego por los que aun están vivos.

 

¿Por qué estaba ahora tan preocupado por sus hermanos que aun estaban en la Tierra?

 

El rico rogó que se le dieran dos cosas en el infierno. La primera vez agua, la segunda fue por sus hermanos en la tierra. Pero las dos oraciones fueron rechazadas. Ahora que estaba en el infierno, estaba recordando que sus hermanos estaban viviendo bajo el modelo que él les había dado, una vida feliz sin Dios. Una cosa que puede traerle agonía a alguien en el infierno es el estar desconectado de aquellos a quienes ayudaste a llegar allí. Cada uno de nosotros es influencia sobre otros para bien o para mal. Comprometámonos a ser fieles a aquellos que modelan sus vidas de acuerdo a las nuestras, nuestros hermanos, nuestras hermanas, nuestros hijos e hijas, nuestros parientes cercanos. Debemos vivir de corazón para Cristo. Otras vidas dependen de eso.

 

¿Bajo qué circunstancias los hermanos del rico rechazarían a un mensajero?

 

Al ex hombre rico se le responde que ellos tienen la Palabra de Dios (En ese momento ellos tenían los escritos de Moisés y los profetas). Esos eran todos los testigos que necesitaban. Para Dios es imposible mentir (Hebreos 6:18), así que si ellos no creían la Palabra de Dios, nunca le creerían aun a alguien que hubiese regresado de la muerte. ¿Cree que él estaba tratando de manipular a Abraham para que lo dejaran a él a hablar con sus hermanos? Estoy seguro que el rico sabía que no había forma de que Lázaro quisiera regresar a la tierra; después de todo lo que había pasado. La Palabra escrita de Dios es la información mas importante que alguien puede usar para examinar su vida y prepararse para la eternidad. Ignorarla es un gran peligro para la vida eterna de cualquiera más allá de la tumba.

 

¿Cuáles son las principales lecciones para llevarnos a casa, en este pasaje?

 

Que el tiempo para buscar al Señor es ahora y no dejarlo para después.

  1. Hay consecuencias de nuestras acciones que no siempre las sentiremos en la tierra sino que nos seguirán en la eternidad.

  2. Ejercemos influencia en otros, en la tierra, más de lo que nos damos cuenta.

  3. La Palabra de Dios es la información más importante para prepararnos para la vida eterna.

  4. No importa la posición económica que tengamos en la tierra, si no tenemos a Cristo, no tenemos vida (I Juan 5:12)

     

¿Quién es el “Lázaro” que está cerca de sus “puertas”, su círculo de influencia? Ora por ellos al final de este mensaje.

 

Oración: Padre, gracias por decirnos claramente en tu Palabra que necesitamos prepararnos para la eternidad. Te pido que todos los que no tengan la certeza de su destino eterno oren a ti y te busquen hasta encontrarte. No nos permitas vivir una vida tranquila sin ti. Ayúdanos a alcanzar a aquellos que no te conocen y ayúdanos a arrebatarlos del reino de las tinieblas y llevarlos a tu Reino de luz. Amén.

 

Esta clase fue escrita originalmente por el Pastor Keith Thomas, traducida por Elena Amoretti-Ranilla y revisada y editada por Rossi Tretbar.

Website para estudios bíblicos gratuitos: www.groupbiblestudy.com